Lisboa


3 y 4 de Julio de 2006

 

Aunque aun está muy reciente mi incorporación al grupo, y me queda mucho por aprender sobre BlueGrass y  técnicas de Dobro, pronto me ha llegado la posibilidad de disfrutar con Blue Mountain  de experiencias como la que hemos vivido al tocar en la embajada de Estados Unidos de Lisboa. De hecho, si nos hubiéramos conocido varios meses antes, también habría podido experimentar qué se siente al tocar en el auditorio de Nashville... pero bueno, esta experiencia posiblemente tendrá que esperar al año que viene...

 

En cualquier caso, lo vivido en Lisboa no tiene desperdicio... por lo pronto, cuatro días antes de partir hacia Lisboa, pude conseguir un Dobro Fender más adecuado en cuanto a sonido y facilidad de tocar, con mástil de tipo “Square Neck”, más robusto y ancho, que me permite también poder “colgármelo” para tocar de pie, y sin que se desafine...

 

 

A pesar de que no es muy bueno, y es un instrumento barato,  ha superado las expectativas que tenía hacia él... , y al resto del grupo también le ha gustado el nuevo sonido, más cálido y menos metálico que el anterior.

 

Al día siguiente de recibirlo, tuve que “desguazarlo” para instalarle un pickup activo, de forma que pueda tocar amplificado... para aquellos sitios en los que no dispongamos de una sonorización con micros de condensador. También me sorprendió el sonido “fiel” que proporcionaba la pastilla, sin perder ese toque “gangoso” o “nasal” que tienen este tipo de guitarras. Aquí algunas fotos del proceso...

 

   

 

   

 

Otro detalle de “improvisación” antes del viaje, es que Ramón y yo nos quedamos sin las “preciadas” púas de pulgar “National tamaño L”, y temíamos utilizar las únicas que se venden por Sevilla, que son las “Dunlop estranguladoras de pulgares”...  ante esto, mi padre una vez más se puso manos a la obra, y me fabricó con "plástico de canaletas" unas púas de iguales dimensiones que las National, e igual de cómodas, que parece que pueden aguantar tanto o más que las originales !!!...

 

   

 

 

Lunes 3 de Julio


Quedamos a las 10 de la mañana en el local de ensayo para salir hacia Lisboa. Aunque el coche de Rafa es muy amplio, hubo que componer el “tetris” de maletas e instrumentos varias veces, hasta que todo encajó... , aunque a Rafa le quedaba anulado el espejo retrovisor...

 

 

 

A mitad de camino, una paradita para picar algo...

 

 

... y llegamos a Lisboa, pero antes de ir al hotel, como nos caía al paso, hicimos una visita al monumento de "Cristo Rei" desde el que se divisa toda la ciudad y el famoso "Puente del 25 de Abril"...

 

 

 

 

Al llegar al hotel "Real Parque" (www.hoteisreal.com) que la embajada tenía reservado para nosotros (elegante hotel de 4 estrellas, en el que cada uno teníamos nuestra habitación doble), dejamos los bártulos, y salimos a comer algo... Un consejo: lo que en España entendemos por churrasco... en Portugal no es así... de hecho no conseguí enterarme bien a qué se referían, pero a los que pidieron eso, le pusieron bacon....

 

De vuelta al hotel, un rato de siesta, y ensayo en la habitación de Félix. Durante el ensayo, vinieron a vernos Rush y Chris Karber, el asistente personal del embajador (del estado de Tennesee), y el director de la embajada , respectivamente. La expresión de sus caras al escuchar la música de su tierra, lo decía todo... se les veía felices, incluso aplaudían entre tema y tema...

 

Después nos llevaron a ver la residencia del embajador, donde tocaríamos al día siguiente. Por motivos de seguridad, no pudimos hacer fotos de la residencia, tan solo del jardín de atrás donde se celebraría el acto, en el que había una gran carpa donde se realizaría el concierto, y la comida.

 

 

Escenario con 5 bancos para nosotros

 

  

...y las barbacoas alineadas y listas para el día siguiente.

 

A continuación, nos condujeron a un restaurante Italiano, situado en el puerto, y casi debajo del famoso puente..., en el que obviamente comimos típica comida italiana, y buen vino tinto, con el que brindamos por el Bluegrass, y otras cosas...

 

 

Después de la cena, nos hubiera gustado visitar algunos bares cercanos, en los que había buen ambiente, pero al día siguiente debíamos estar a las 9 AM en la embajada, probando sonido, ya que el evento sería a medio día y durante la comida, por lo que decidimos irnos a descansar, ya que también el día había sido bastante largo...

Algunas imágenes desde el restaurante bajo el puente...

 

 

 

 

Martes 4 de Julio


 

Llegó el día "D", y comenzamos "haciendo el gamba" bajando en el ascensor del hotel...

 

 

Cuando llegamos a la embajada, si el día anterior nos sorprendieron las medidas de seguridad, este día fue muy superior. Policías armados vigilando quien pasaba por la calle y “por los tejados”, controles a la entrada de la residencia, hasta el punto de que “cachearon” los instrumentos y sus fundas... tuvimos que apagar los móviles, y entregárselos en una bolsa, para recogerlos a la salida. Imaginaba que a esa hora (9 AM) solo estaríamos nosotros y los técnicos de sonido, pero aquello ya era un hervidero de gente, organizando todos los detalles... poniendo alfombras rojas, encendiendo barbacoas, camareros por todos lados, y “roperos empotrados con gafas de sol” controlando todo, etc... Lógico todo este despliegue, ya que vendrían algunos ministros del gobierno portugués, y embajadores de otros países, entre otras personalidades...

 

Comenzamos la prueba de sonido... con un equipo de 8.000 watios, y tres técnicos de sonido que fueron bastante atentos con nosotros... nos entendimos con ellos como pudimos en "portuñol"...

 

 

Después de nuestra prueba, una anécdota graciosa... 4 marines ensayaban la entrada en la carpa con la bandera y el himno... Uno de ellos, daba las ordenes a los otros tres “en voz alta”, y portaba un sable apoyado en su hombro con la punta hacia arriba... en ciertas ordenes lo subía... y en una de ellas, al subir el sable, chocó con su gorra de marine, se le dobló hacia un lado y casi se le cae al suelo... intentamos contener la risa... pero no pudimos, y él mismo se rió también conteniéndose dentro de la seriedad del asunto... entre orden y orden, nos comentaba en voz baja girando un poco la cabeza sin poder mirarnos, ya que estábamos detrás, que le habían dado un sable demasiado largo... y que en los ensayos del día anterior se hizo un corte en la oreja !!!!... y de nuevo risas... un tipo simpático...

 

Al final de todo esto, tuvimos que salir todos (músicos, técnicos, camareros, ayudantes, etc..), porque entraron con "perros policía" a hacer una última revisión.

 

Iniciamos el concierto con temas lentos y medios tiempos, para amenizar la entrada de los invitados.

 

En algunos temas, Félix coge el violín, y yo su acústica en lugar del Dobro.

 

Pronto nos dimos cuenta, que después de cada tema no habría aplausos, porque una de las funciones del grupo era amenizar... obviamente, la gente no venía a vernos a nosotros, pero algunos invitados, en mitad de sus charlas con otros, hacían una pausa, y nos aplaudían espontáneamente, pero sin duda, lo mejor  estaba por venir...

 

...los invitados comenzaron a comer...

 

 

...dentro de tanto protocolo, sin duda la comida rompía con todos los esquemas, ya que la gente se acercaba con sus bandejas de cartón o plástico, a unas barras en el césped, donde los numerosos camareros les servían costillas, hamburguesas, ensaladas de distintos tipos... perritos calientes... muy americano todo... Eso sí, mientras todos se ponían pipa, nosotros tocando...   ;-D

 

En un momento dado, hicimos una pausa, ya que el nuevo embajador,  Alfred Hoffman Jr., diría su discurso. Un discurso emotivo, porque se encontraba allí la mujer e hijos de un soldado portugués, que perdió la vida en Irak días antes... también lo fue para nosotros, ya que nos dedicó las últimas palabras del discurso, con especial cariño... y con aplauso incluido de todos los asistentes. Eso sí, les causó gracia a todos los invitados lo que comentó Alfred Hoffman Jr. al final de su discurso: que la celebración del día de la independencia de Estados Unidos en la embajada de Portugal, fuera amenizada con música folk americana, por un grupo español, concretamente de Sevilla... sin duda es algo pintoresco...

 

 

Se hizo la entrada de la bandera, con himno incluido, y desfile de marines previamente ensayado... todo salió bien... ningún marine herido... por suerte para el que está abajo a la derecha... ;D

 

 

 

A continuación, comenzamos a tocar de nuevo, en la despedida de los invitados, a los que se les obsequió a la salida con un CD grabado días antes en mi "home studio", y que fue impreso, grabado y serigrafiado profesionalmente. Esta es la portada diseñada por Rafa:

 

 

Una vez que se fueron todos los invitados, llegó lo mejor del concierto, porque todos los americanos estaban deseando poder “quedarse a solas” con nosotros, y disfrutar del concierto sin distracciones. Sus caras de nuevo lo decían todo... ya fue una fiesta más intima, en la que se unió a tocar con nosotros el fotógrafo oficial de la embajada, Robert Howes, y a cantar “Will the circle be unbroken”  el asistente personal de Al Hoffman, Rush, que procede de Tennessee.

 

 

 

Todos estaban muy animados, y emocionados. Al final, le comenté a Rush que esperaba que se hubieran sentido un poco como en casa con nuestro concierto... y dijo que así fue, y que en algún momento tuvo que reprimir sus lágrimas...

 

...y foto para el recuerdo con el embajador y con Howes...

 

 

Terminamos cerca de las cuatro de la tarde... y directamente fuimos a comer lo que quedaba por allí... estábamos hambrientos!! Aunque alguno de nosotros ya probó algún bocado durante el discurso del embajador... eh Javi? ;D

 

Finalmente, nos despedimos de todos, y nos marchamos al hotel a descansar un rato, para poder hacer algo de turismo por la tarde.

Ramón necesitaba algo de descanso para su espalda, y decidió quedarse en el hotel. El resto, nos fuimos al puerto, a ver la famosa torre de "Belém", etc...

 

 

Más tarde recogimos a Ramón, y nos fuimos a cenar bacalao “cocinado de varias maneras”... y a dar una vuelta nocturna... por el mirador de "Santa Justa"...

 

 

y a las 12 a la "piltra", porque al día siguiente emprenderíamos la vuelta...

 

 

 

En resumen, una bonita experiencia, y un viaje corto pero muy intenso, que como ocurre en estos casos, aunque solo fueron dos días, parecieron muchos más...

 

...: RSR :...