Fernando Pujol


Teclado y Coros

Desde pequeño mi relación con la música ha sido lo suficientemente intensa como para despertar mi curiosidad por los instrumentos y la interpretación musical. No era extraño para mí despertarme un sábado escuchando de fondo música de ambiente en el salón de casa, principalmente clásico o temas ‘sesenteros’. 

Con unos ocho añitos me propuse iniciar mi formación musical en serio, así que comencé a asistir a clases particulares de solfeo. Tan en serio me lo tomé que a los pocos meses lo dejé por otras actividades más propias de la edad (fútbol no profesional, salones recreativos, ...)

El primer instrumento que llegó a mis manos fue un teclado Casio CT-630 con el que desahogue mis necesidades musicales durante varios años. Durante este tiempo tocaba para mí mismo, creando melodías o intentando interpretar temas comerciales. Este auto-entrenamiento personal me llevó a ganar en alguna ocasión competiciones musicales escolares durante la Semana Cultural.

 



Tendría unos 15 o 16 años cuando un amigo de aquellos tiempos se presentó en casa con una guitarra antigua, creo que de su abuelo, que había encontrado tirada en algún trastero. Lo único que quedaba en condiciones en aquella guitarra era el hueco de la caja de resonancia, el resto ... Le pusimos cuerdas nuevas y ... a aprender temas de los Beatles, que tiempos!!!

La guitarra española me permitió pasar largas horas sobre los discos de Dire Straits, Eric Clapton, Fleetwood Mac, Gary Moore, ... y conocer a otros músicos con los que he podido aprender mucho montando pequeñas sesiones de improvisación.

Fue tras un par de años cuando adquirí mi actual guitarra eléctrica, una Fender Stratocaster Americana en color natural y al poco tiempo su correspondiente amplificador de válvulas Fender Twin Reberb, combinación perfecta para cualquier admirador de los sonidos puramente Knopfler.

A mediados de 1.999 me incorporé a la que fue mi primera banda la ‘Tete Blues Band’, formada casi en su totalidad por grandes amantes del Pop-Rock y el Blues y con los que preparamos un repertorio muy interesante sobre versiones propias de temas del grupo de rock andaluz ‘Triana’. Aunque nunca llegamos a tocar en directo, fue un proyecto muy enriquecedor y que me permitió conocer a músicos con los que aún hoy comparto proyectos de música propia (me refiero al grupo ‘The Pink Pylon’) aunque nuevamente a bordo del instrumento con el que me introduje en este mundo, el teclado, eso si, actualizado a un KORG N5 cuyas capacidades siguen aún hoy sorprendiéndome.

Fue a comienzos del 2.003 cuando Roberto (guitarrista) se puso en contacto conmigo para sustituir a su, por aquel entonces, teclista para una actuación. No me pude resistir a interpretar nuevamente temas de Dire Straits, Eric Clapton, Bob Dylan y ,desde ese momento, empecé a formar parte de este interesante proyecto, The Next Train, con el que estoy disfrutando de muy buenos momentos.

Volver atrás